Empresa Saludable

Modelo de Empresa Saludable

Los hábitos saludables de los empleados influyen en los resultados generales obtenidos por la empresa, tal y como demuestran los estudios realizados durante los últimos años.

Las nuevas teorías sobre sostenibilidad aconsejan a los líderes de las Compañías a que implementen ciertas medidas para ayudar a sus empleados a sentirse satisfechos en sus puestos. El Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social propone un Modelo de Empresa Saludable para hacer posible estas mejoras.

empresa_bg_slider

Empresa saludable para un entorno de trabajo óptimo

Una Empresa Saludable es aquella que integra la promoción de la salud en un proceso de mejora continua para promover hábitos de vida saludable, el bienestar de todos los empleados y la sostenibilidad. Se trata de convertir el lugar de trabajo en un espacio confortable y agradable, que anime a la plantilla a hacer frente a la jornada laboral. Todo ello con el fin de aumentar la eficacia y eficiencia de los empleados.

grafico1

Por esta razón, a día de hoy, más de un 20% de las compañías han decidido impulsar esta ideología, comprobando un aumento de los beneficios y resultados de la inversión en salud. Se estima que una empresa con trabajadores satisfechos obtiene cinco euros por cada uno que invierte, consecuencia de la reducción del absentismo y el crecimiento de la productividad y la competitividad.

El Modelo de Empresa Saludable presentado por el Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social se basa en todos estos datos, planteando los siguientes como pilares fundamentales:

  • Formación
  • Información
  • Compromiso
  • Colaboración
  • Mejora continua

Reglas básicas en un modelo de empresa saludable

En la práctica, estos pilares deben hacerse realidad a través de actividades formativas e informativas, enfocadas a mejorar el bienestar de los empleados, así como campañas de prevención y sensibilización. Se trata de integrar la salud como uno de los valores esenciales en la gestión de la empresa. Para ello el modelo se apoya en tres reglas básicas:

  1. La mejora de los hábitos de los empleados mediante la promoción de la salud. Podría llevarse a cabo mediante actividades formativas monográficas, asesoramiento nutricional, control de sobrepeso, campañas de concienciación contra el tabaco, cursos de primeros auxilios, y un largo etcétera.
  2. El desarrollo de habilidades, personales, profesionales y grupales. En este aspecto, se persigue lograr una buena relación entre los empleados, así como animarles a participar en distintas actividades y permitir que expresen sus opiniones libremente.
  3. Actividades de salud en el trabajo: física, mental y bienestar laboral. Este campo puede abarcar desde la organización de grupos de deporte en la plantilla a la realización de acciones sociales y de voluntariado.

Estas ideas son aplicables a cualquier compañía, independientemente del tipo de actividad que realice, el sector al que pertenezca, el tamaño de la plantilla, la localización u otros factores.

Todo esto no puede ser posible sin ciertos criterios que deben seguir un orden, pues se trata de un proceso largo y permanente, que tiene que sumergirse en el día a día de la empresa. Conlleva un ciclo que incluye diferentes fases, que podemos denominar:

  • Priorización
  • Plan de acción
  • Revisión
  • Seguimiento y mejora
  • Evaluación

La idea es aportar mejoras en los siguientes aspectos:

  • Factores psicosociales
  • Entorno físico
  • Responsabilidad Social Corporativa
  • Promoción de la salud

Además, lograr un entorno físico de trabajo óptimo a partir de un modelo de empresa saludable es clave para llevar a cabo estas teorías. No sólo debe garantizar su seguridad, sino también su comodidad.

El Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social, elabora planes de acción donde se incluyen una serie de actividades programadas encaminadas a implantar el modelo de empresa saludable.